lunes, 2 de julio de 2012

Las Reinas del Baile

(Habla La bestia)

Ante la caída de los mercados y la desaparición de la clase media, la industria de la moda reacciona, y recoge entre sus brazos, a todos aquellos modelos de mujer que antes despreciaron. Entre las justificaciones está la de que ya no se vende, y la de que las mujeres no quieren ser eternas adolescentes, sino reivindicar su sexualidad adulta con esquemas de belleza acordes a ella. Por esto –dicen- se ha puesto de moda la figura “reloj de arena” y las “curvas”. Aunque la moda tiene una forma muy particular de interpretar las cosas: Antes hacían “ropa para delgadas” es decir, ropa que sólo se podían poner muchachas sin carne en los huesos para que la caída de la prenda se pareciese en algo a lo que su diseñador esperaba de ella. Ahora dicen que apuestan por las curvas, pero… ¿Cuántas curvas? Abandonan el manido “Vuelven los 60” esgrimidos durante  los últimos veinte años, temporada tras temporada para  volver a los 50… sin embargo, las nuevas colecciones no favorecen en nada las formas curvilíneas, no las estilizan buscando un equilibrio sino que hacen aún más gorda. Es decir, en vez de cambiar de modelo de mujer y fotografiar a mujeres de tallas normales con vestidos que estilicen sus formas sin esconderlas, siguen usando a las preternaturales y andróginas mujeres de la 34  y las rellenan con telas abullonadas, cortes y pinzas en la cintura, que las engrosen un poco y disimulen la escasa femineidad que destilan gracias a la esclavitud a la que están sometidas.
    No obstante los cambios no se detienen aquí.
Quizás sí que veamos un cambio real aunque, creo, que mientras en las revistas sigan hablando en los siguientes términos: “Se ponen de moda las tallas XXL” y te coloquen la imagen de una damisela que mide 1´83 y tiene una talla 44 me parece que estamos tan en la irrealidad como antes.
    Señores, una talla 44 no es una XXL. ¿Entonces qué será de la talla 50? ¿Estaremos ante la talla XXZ? Una mujer que mide 1´82 y usa una talla 44 está más que proporcionada para su estatura. Lo inhumano y casi extraterrestre es que una mujer de semejante altura tenga 87 cm de cadera. Deberíamos cambiar el registro y comenzar por poner las cosas en su sitio: una talla 38 para una chica de 1, 60 a 1`70 debería ser un estándar. Una talla 34-36 debería ser apropiada para una joven de 1`50cm; y una talla 40-42 debiera ser considerada natural para  una mujer que mide 1`75….
     Empecemos por relacionar estatura con ancho y tendremos alguna noción real de lo que es la proporción. Es absurdo medir el ancho sin el alto ya que, en contra de lo que los señores modistos dibujan en sus figurines, estamos hechas en tres dimensiones y no en dos.
  
     La otra propuesta nueva de la industria de la moda es proponer un mercado adecuado a la mayoría de la población occidental: la senectud al poder, las “Sexygenarias”. Que sí, pueden tener hasta 80 años y la cabellera plateada, pero lucen unos bellísimos esqueletos. Tan delgadas que se puede adivinar cómo serán sus huesos. ¿Y por qué? Porque la población occidental, donde se encuentran quienes pueden comprar ropa de firma, envejece.
    Así que si la población tiene una amplia mayoría con sobrepeso, gracias a las cualidades de nuestra industria alimentaria y lo sedentario de nuestro día a día, y una vida más longeva gracias a la proliferación de medicinas al alcance de todo y de mejoras en la calidad de vida, digamos algo políticamente correcto y abrámonos caminos nuevos. Al mal tiempo buena cara que a todo la industria se adapta.

  Mi crítica –entiéndase-, no es en ningún caso hacia la nueva valoración de estos tipos humanos más que naturales, (ya sean tallas más amplias o edades maduras),  que merecen todo el respeto del mundo y la dignidad de ser considerados bellos sino el  motivo oculto que las promueve.
  La pregunta es: Cuando pase la crisis – si es que pasa- y el mercado nuevamente pueda gozar de sus musas; si la clase media se recupera, entonces: Las “Viejas” y las “Gordas”… ¿Seguiremos siendo bellas o nos echarán del banquillo de animadoras?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada